Planta de Fortín de Piedra, detras el río Neuquén, el lago Los Barreales y Sauzal Bonito. Foto Martín Álvarez Mullally

“Toda la infraestructura estuvo pensada para una zona que no era sísmica”

Existe una coincidencia temporal entre la aparición de los sismos y la llegada del fracking.

Planta de Fortín de Piedra, detras el río Neuquén, el lago Los Barreales y Sauzal Bonito. Foto Martín Álvarez Mullally
Planta de Fortín de Piedra, detras el río Neuquén, el lago Los Barreales y Sauzal Bonito. Foto Martín Álvarez Mullally

“Lo llamativo es que los sismos en Sauzal Bonito, comienzan a aparecer a partir de noviembre del 2015”, advirtió el geógrafo Javier Grosso, miembro del departamento de Geografía de la Universidad Nacional del Comahue, en diálogo con las periodistas María Galeazzi y Virginia Pirola, del Panorama Informativo de radio Universidad Calf, de Neuquén. Grosso elaboró un mapa sobre actividad sísmica en la región afectada por la explotación de Vaca Muerta en base a reportes del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES) del período 2009 a 2019. El trabajo busca “relacionar los pozos horizontales con hidrofractura realizados entre los 3000 y 6000 metros, con los lugares donde tuvieron epicentro los sismos, al menos los registrados por el INPRES”.

“Yo no puedo decir que hay una relación directa entre los sismos y la hidrofractura, pero sí los elementos que hay para analizar indicarían que surgen movimientos sísmicos, que no habían sido detectados precedentemente, en un coincidencia temporal muy próxima con el comienzo de las operaciones con hidrofractura”. Al respecto Grosso mencionó los sismos registrados desde noviembre de 2015 y la aplicación de hidrofractura en las áreas productivas Loma La Lata, Sierra Barrosa, Rincón del Mangrullo, Fortín de Piedra, Aguada Pichana y Loma Campana.

Infraestructura comprometida

Sobre la inexistencia de sismógrafos en las localidades neuquinas hoy afectadas, Grosso explicó que “al INPRES nunca se le hubiese ocurrido instalar sismógrafos en Vaca Muerta porque esa una zona tectónicamente inactiva”. “Hay que tener cuidado con cómo se nos garantiza el acceso a la información real de los sismógrafos [instalados por INPRES en Vaca Muerta], porque a nosotros no nos van a dar los datos de sismos de 1.5, 1.7 -en escala Richter-, porque son muy bajos, son imperceptibles, pero es importante, porque cambia radicalmente la ingeniería o la vida productiva en un área para la que toda la infraestructura estuvo pensada para una zona que no es sísmica”, advirtió el geógrafo. “Si ustedes observan el mapa (ver imagen) van a encontrar que muchos de los [epicentros de los] sismos están a quince kilómetros del compensador de Mari Menuco y Los Barreales, o están a treinta kilómetros del proyecto de [represa] Chihuidos. Lo importante acá es que previo a 2015 cualquier estudio de impacto ambiental que se haya hecho es obsoleto, no sirve, hay que reformularlos. Hay que pensar que si ese área va a seguir desarrollando hidrofractura, los sismos, si se comprueba eso, van a ser una constante”.

Grosso también subrayó que “los sismos de baja intensidad pueden producir procesos de remoción en masa”, un dato que a tener en cuenta en localidades como Sauzal Bonito, emplazada a pie de barda.