Galuccio defendió el acuerdo: “Ni reprivatización ni daño ambiental”

“Hay que poner las cosas en perspectiva”, reclamó el titular de YPF al rechazar las acusaciones de estar reprivatizando la empresa por asociarse con Chevron. “Es un desarrollo sobre 20 km cuadrados, un pedacito de territorio”, recordó.

El titular de YPF, Miguel Galuccio, rechazó las acusaciones respecto de que el acuerdo alcanzado con Chevron es una “reprivatización” de la firma petrolera, cuyo control le fue expropiado a Repsol hace poco más de un año. “Hay que poner las cosas en perspectiva –dijo Galuccio ayer–, se trata de una asociación para explorar 20 kilómetros cuadrados, un pedacito de territorio.” El área que será producto del desarrollo conjunto de YPF con Chevron en Vaca Muerta es, efectivamente, apenas un 3,3 por ciento del área asignada a la petrolera en dicha formación. El CEO de YPF también descalificó las críticas respecto del impacto negativo que tendría el sistema de explotación no convencional que se aplicará en Vaca Muerta. “Es un mito”, aseguró.

Al hablar en la jornada de apertura del Programa Bec.Ar, en el Polo Científico Tecnológico de Palermo, sede del Ministerio de Ciencia y Tecnología, Galuccio defendió el acuerdo para desarrollar el yacimiento de petróleo y gas no convencional en Vaca Muerta en asociación con Chevron. “Es lo que hace un año dijimos que teníamos que conseguir”, apuntó, recordando que a pocas semanas de ser designado al frente de YPF presentó un ambicioso plan de inversiones que requería ineludiblemente de la participación de capital y tecnología extranjera.

“El petróleo en la Argentina siempre se ha desarrollado en función de la tecnología, sobre la base de gente que es experta y en función de inversión inteligente”, explicó ante una audiencia compuesta por jóvenes investigadores, compartiendo panel con el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; el ministro de Ciencia, Lino Barañao, y el senador Daniel Filmus. “Necesitábamos socios e inversiones y conseguimos lo que hace un año dijimos que teníamos que conseguir”, completó.

El directivo principal de YPF negó además enfáticamente que la explotación de yacimientos de petróleo y de gas por sistema de “fracking” (fractura de roca madre por presión de agua) sea contaminante o provoque un daño ecológico en los suelos adyacentes. “El impacto ecológico es un mito en el desarrollo de recursos no convencionales. Cero impacto ecológico, porque lo que en el rubro del petróleo tenemos que cuidar es el recurso hídrico del agua dulce”, sentenció. Galuccio destacó que lo que necesita Argentina “es inteligencia para saber explorar lo que tiene, (ya que) tiene recursos para convertirse en potencia con el desarrollo del petróleo no convencional”.

El titular de YPF no sólo defendió el acuerdo, sino que además llamó a los científicos a trabajar en el sector, porque “85 por ciento de la matriz energética del país depende del petróleo y del gas”.

Lino Barañao también hizo referencia a la participación de los científicos al señalar: “Tenemos dos recursos que hemos recuperado para el país, dos recursos que estaban abandonados, cuyos beneficios se verificaban en el exterior y ahora administra el Estado Nacional para ponerlos al servicio de la sociedad. Uno es un recurso negro, el petróleo, otro es un recurso gris, que conforman los cerebros. En ambos casos fue necesaria una decisión política para recuperarlos, y estamos percibiendo los resultados de esas decisiones”.

En el inicio del encuentro, 268 profesionales de diferentes provincias recibieron becas desarrolladas por la Jefatura de Gabinete para especializarse en el exterior y volver luego a la Argentina para competir con mayor capacitación. El 67 por ciento de los becarios se encuentra trabajando en el sector privado. En la base de estas becas, explicó Abal Medina, “hay una decisión política de no competir en el mundo con baja de costos de mano de obra ni con primarización de la economía, sino desde el desarrollo científico y tecnológico”

Página/12

[related_post themes="flat" id="53964"]